PINEARQ

arquitectura hospitalaria

Proyectos > Educación

Construcción de Universidades y Centros Educativos

Creemos firmemente que los espacios son también educativos, así que se hace fundamental diseñar con criterios arquitectónicos que transmitan mensajes de integración, igualdad, sociabilidad. Y esos espacios deben despertar el interés de los estudiantes por aprender. En la Era del Baño de Imágenes, esta misión se convierte en fundamental para esta tipología. El desarrollo de estos edificios pretende mejorar la calidad de la educación, acoger la demanda creciente y acompañar la redistribución territorial.

Construcción de Centros Educativos

Los edificios educativos priorizan el bienestar de las personas a través de principios claros de diseño: la luz natural y la vegetación inundan las zonas interiores; las circulaciones se transforman en espacios de encuentro; se procura una cuidadosa selección de materiales para crear ambientes cálidos y acogedores; se crea una relación directa del interior con el exterior; los espacios exteriores conectan el edificio con el contexto donde se ubica.

Estos edificios, generalmente, son elementos singulares con identidades visuales propias y destacadas, pero completamente arraigados y adaptados al paisaje cotidiano, insertados en el tejido urbano e integrados en el tejido social. Es una arquitectura de alta repercusión social: muchas veces, los cambios pretendidos en la educación pueden ser proyectados a partir del diseño de los espacios educativos.

Así que por eso el espacio donde se educa no puede ser neutro: debe incentivar y facilitar las diversas actividades académicas y debe crear espacios de relación y de comunicación entre las personas y con el entorno. Son espacios que tienen una función social porque las actividades educativas contribuyen a dinamizar la vida urbana, tanto cultural, social como económicamente. Porque nos centramos en buscar soluciones arquitectónicas que permitan una mejor calidad de vida, que consuman menos recursos y que restauren el entorno.

Diseño y Equipamiento de Edificios para la Educación

Así que los usuarios de estos edificios para la educación —como los de hospitales, residencias sanitarias, laboratorios, oficinas o viviendas— son cocreadores: se involucran en el diseño desde el inicio y se convierten en colaboradores de los arquitectos. Un equipamiento, en definitiva, es un proyecto que se convierte en un instrumento de participación en el desarrollo de la ciudad.

Estos equipamientos actúan como hitos urbanos, como espacios de relación y de conexión con la población. Así que deben transformar la conexión entre la academia y la vida pública a través de un tratamiento especial del espacio público que los envuelve. La arquitectura de relación con el entorno debe ser capaz de convertirse en una pieza de simbolismo social y urbano, de representación y reivindicación cívicas. Ese es el espacio público que debe soportar este tipo de infraestructuras: uno que refuerce el patrimonio arquitectónico y cultural de una ciudad y de una comunidad.

La arquitectura de los equipamientos educativos se convierte en agente fundamental en la cultura del aprendizaje. Hace énfasis en el diseño biofílico de los espacios, en la disposición del edificio en el contexto, en la estructura del paisaje natural, en la flexibilidad de las formas, en la introducción de energías renovables, en las cualidades emocionales de los ambientes.