Lo que no sabes del nuevo Pediatric Cancer Center en el SJD

Lo que no sabes del nuevo Pediatric Cancer Center en el SJD

Somos conscientes de que el entorno determina la identidad y de que, por supuesto, ese entorno repercute en la salud. La arquitectura forma parte de ese entorno, así que nos esforzamos por crear una arquitectura que mejore la calidad de vida de las personas. Porque la arquitectura no cura pero influye directa y enormemente en el proceso de curación. Y nos interesa que quienes no están en el mundo de la arquitectura, cualquier persona que viva en una ciudad, conozca y comparta la importancia de edificios adecuados, confortables y vivibles para todos los humanos.

En un hospital infantil, los niños rompen con su ambiente conocido, así que necesitan que ese nuevo entorno les facilite y les permita desarrollar sus actividades cotidianas: dormir, leer, estudiar, jugar. Los espacios que se diseñan en ese edificio deben simplificar la adaptación a esa realidad diferente de manera que que lleven a los pacientes —pequeños o adolescentes— a su mundo cotidiano.

El Pediatric Cancer Center

En el año 2017, empezamos a diseñar el Pediatric Cancer Center (PCC) para el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, un proyecto complejo, intenso y gratificante. Ahora, en el 2022, estamos terminando la construcción del edificio y pronto el PCC será un hub de investigación y de tratamiento del cáncer infantil. En el diseño del PCC, se ha buscado contribuir a esa cotidianidad reclamada desde el propio diseño y la distribución de los espacios, con un mobiliario específico y con un tratamiento ambiental especialmente pensado para usuarios y usos.

En el desarrollo del proyecto, hemos aprendido del personal médico que el PCC debía ser un edificio cognitivo: la ciencia cognitiva estudia la mente y sus procesos, en un sentido amplio que incluye el conocimiento, la percepción y la memoria. En un edificio cognitivo, se es consciente de cómo afecta el entorno inmediato, y cómo la sensación de seguridad y confort ayuda a asimilar mejor los tratamientos. Así que ya partíamos de un principio arquitectónico —un diseño que nace e incluye la escala humana y la diversidad de las personas— que ha sido avalado por el personal médico que trabajará en el edificio. No solo nos centramos en el paciente sino en quienes le rodean: familia, amigos, profesionales de la salud.

Esta humanización también pasa por adaptar la alta tecnología médica a la domesticidad de la arquitectura. En el PCC, la ambientación de los espacios parte de la creación de atmósferas adecuadas a todos los usuarios, que un espacio médico se convierta en un lugar acogedor, seguro y cómodo para niños y acompañantes.

Así, los principios de Pinearq marcan la pauta en la toma de decisiones de diseño. De un edificio existente, cerrado, con ventanas grandes pero altas, pasillos sin luz natural y despachos cerrados, se decidió por una estrategia de diseño biofílico: el paisaje circundante y la luz natural entran y se incorporan en el edificio en pasillos, consultas y habitaciones. Se creó un proyecto específico para el lugar, al aprovechar la posición sobre la ciudad y abrir las vistas hacia el mar y la montaña.

Bajo este último principio, hemos apostado por la creación de espacios de relación entre quienes ocuparán el edificio: entre pacientes, con salas de juego en las unidades de hospitalización; entre pacientes y acompañantes con el personal médico, al disponer áreas con vistas hacia los patios en las que se colocarán butacas para convertirlas en zonas de comunicación fuera de las habitaciones; entre el personal médico, ya que algunas áreas en los pasillos de circulación profesional se han ampliado para colocar sillas y formar espacios de encuentro e intercambio de ideas; entre los acompañantes, una válvula de escape con los family lounge: espacios para las familias con salas de estar y office.

Es importante que en cada zona, en cada planta, existan espacios controlados ambientalmente para que el paciente pueda desarrollar actividades fuera de la habitación. Entendemos que será un espacio que podrá usarse según especificaciones médicas de cada paciente, pero que es fundamental que exista. En la planta primera se encuentra el hospital de día y consultas externas. Para aprovechar los tiempos de espera, el hall de esta planta es abierto y les permite salir del edificio, jugar con otros o, simplemente, esperar en familia. En la planta segunda, el family lounge es interno, más privado, y se propone para los familiares de pacientes ingresados en las unidades de hospitalización. En la tercera planta, la unidad de hospitalización es restringida (TPH) con un family lounge propio y particular, especialmente acondicionado.

Aunque los pacientes de este centro no querrán pasar la mayor parte de su día en la habitación, y por eso se han creado grandes áreas de relación dispersas por el PCC, el espacio disponible en las habitaciones permite hacerlas propias: tener un escritorio, estanterías para objetos personales y un sofá para acompañantes adultos.

Un ambiente único y delicado

La ambientación es un trabajo de diseño interdisciplinar, en el que se utilizan las herramientas del diseño gráfico y del diseño de interiores, pero se trabaja desde la coordinación con un proyecto de arquitectura y se tienen en cuenta las necesidades del propio hospital en cuanto a servicios asistenciales, comunicación, infraestructuras, etc. Con esta filosofía y sobre el lienzo de la arquitectura, los estudios de diseño gráfico de Dani Rubio Arauna y de diseño de interiores de Rai Pinto han ideado una ambientación específica que acompaña esta nueva infraestructura.

Todas las decisiones de diseño arquitectónico y de ambientación partieron de las características y los requisitos recogidos en Experiència Pacient, un trabajo realizado por los servicios del hospital, que consiste en una consulta ágil e interactiva a pacientes hospitalizados y familiares con la finalidad de establecer necesidades y dinámicas de mejora que ayuden al desarrollo proyectual y de diseño de los espacios. Así, se parte de la transformación radical de un modelo tradicional de diseño centrado en acomodar las condiciones de los tratamientos médicos y diagnósticos: las necesidades de los pacientes, su estado de ánimo y confort, son el punto de partida para el diseño de los espacios y de su ambientación. Es un trabajo en equipo, bajo unas bases claras: un trabajo de co-creación que influye en la propia arquitectura.

Durante los últimos 10 años, Dani y Rai han creado y ejecutado la ambientación del edificio principal del hospital Sant Joan de Déu bajo una temática clara: los animales escondidos en la arquitectura. En el PCC, se parte de “El escondite de los animales”, de un lenguaje visual ya definido, para crear un proyecto hermano con elementos únicos y particulares. La localización del hospital, a los pies de la Sierra de Collserola, determinó la intención de abarcar la naturaleza en el proyecto de ambientación del PCC. El parque natural está al otro lado de la ventana, visible pero intocable, así que este proyecto pretende llevar un poco de lo natural al interior, de minimizar el aislamiento de los pacientes del espacio exterior, de acercar la naturaleza. Esta temática explicará lo que sucede en los espacios del edificio ya que se trata de atmósferas diseñadas desde el interiorismo, el diseño gráfico e intervenciones interactivas y tecnológicas.

Como el edificio para el PCC está actualmente en construcción, la ambientación es un proyecto vivo, en marcha, que avanza y se transforma según las propias condiciones de la obra. La naturaleza aparece de forma abstracta, geometrizada, para crear atmósferas temáticas que den continuidad al exuberante parque natural de Collserola y se reduzca el estrés de la experiencia hospitalaria.

La intención es, en definitiva, crear espacios adecuados a usuarios infantiles, pero también para familias y profesionales, y crear un entorno que propicie sensaciones de comodidad, seguridad, afección, cotidianidad e interrelación. Así, se intenta acercar, suavizar y domesticar una experiencia que siempre es poco agradable: pasar por un hospital.